Practicar deporte en invierno

martes, 12 enero 2016

Practicar deporte en invierno

Hacer deporte es divertido, pero a veces puede dejar de serlo si lo practicamos fuera a temperaturas bajo cero. Aquí te damos algunos consejos para que el invierno no ponga el freno a la diversión.

¿Qué tipos de deportes son mejores para el invierno?

No todos los deportes se adaptan al frío invierno. Lo mejor para las bajas temperaturas son los deportes de resistencia tranquilos con carga equilibrada. Esto hace que la respiración vaya más lenta y algo más calmada, por lo que los pulmones estarán más aliviados. En este caso los deportes adecuados son el esquí de fondo, el senderismo, correr y caminar.

Evita los deportes de invierno con intervalos intensos o entrenamiento de velocidad.

Si quieres montar en bicicleta, hay que tener en cuenta el enfriamiento causado por el viento. Con la velocidad que se adquiere al ir en bicicleta, disminuye la sensación térmica y esta puede bajar de -10 ºC a -30 ºC. Muchísima diferencia.

Llevar la ropa adecuada marca la diferencia

Lo más básico para realizar deportes de invierno es la ropa. Se debe utilizar ropa funcional que traspase la humedad hacia el exterior, para que el cuerpo no se enfríe tan rápido.

Piensa en una cebolla y en todas las capas que tiene unas sobre otras. Sin embargo, la circulación del aire entre las diferentes capas debe funcionar correctamente, sino el sudor no saldrá al exterior y la ropa quedará mojada. El algodón es el peor material para hacer deporte, ya que almacena líquidos. La última capa debe ser a prueba de viento, pero transpirable al mismo tiempo.

Tampoco es conveniente llevar demasiadas capas, o pasaremos calor. Lo mejor es tener un poquito de frío en el momento de empezar el entrenamiento.

Dado que en invierno anochece antes, es aconsejable utilizar bandas reflectantes y una pequeña linterna frontal, para que los vehículos puedan avistarnos a tiempo.

Es imprescindible llevar la cabeza y las manos cubiertas (con materiales transpirables, asimismo). Aproximadamente un 40% del calor corporal se pierde por la cabeza. Si hay nieve pero brilla el sol, es conveniente también llevar gafas de sol, para protegernos tanto de los rayos de sol como del viento frío.

Si vas a dar una vuelta en bicicleta, tal vez convenga utilizar fundas para los zapatos.

La importancia de una respiración correcta

Cuanto más frío hace, más importante es la respiración, ya que se nos pueden enfriar las membranas mucosas y secarse.

Inspira por la nariz. Así el aire se calienta, se humedece y se filtra (para evitar que entren las bacterias o la suciedad). De esta manera perjudicamos menos a nuestros pulmones. Expira por la boca.

A partir de aproximadamente -10 ºC debe taparse la boca con un pañuelo o similar.

A partir de -20 ºC se cancelan las carreras internacionales de fondo. A estas temperaturas el aire es tan frio, que es imposible calentarlo dentro de nuestro cuerpo y supone un gran daño para los pulmones. En tales temperaturas, es mejor practicar deporte en interior, así no te perjudicarás de ningún modo.

Calentar correctamente y entrenar menos tiempo, más a menudo

En invierno es de vital importancia calentar correctamente antes de la puesta en marcha de una actividad deportiva. Debido al frío, el calentamiento tarda más y debe dedicársele más tiempo hasta que nuestro cuerpo entra en calor. Así reducimos el riesgo de lesión.

Pero incluso habiendo calentado lo suficiente, no se debe comenzar muy rápido. 

Dado que en inverno el cuerpo se enfría rápido, no debemos entrenar durante mucho tiempo. Es mucho mejor hacerlo más a menudo, pero durante menos tiempo.

Tras el entrenamiento

Lo más importante es ponerse ropa seca inmediatamente tras terminar de hacer deporte. Es mejor 20 segundos sin camiseta a la intemperie que 15 minutos sentados en el coche con ropa mojada. Así evitaremos resfriados.

Estira en un sitio cálido, mejor incluso en casa. No hay nada peor que estar pasando frío con la ropa húmeda, además de que no haremos los estiramientos correctamente.

Bebe abundantemente

No te olvides de beber antes y después del entrenamiento. Puede ser que en invierno tengas menos sed que en verano, pero es igual de importante mantenernos hidratados.