¿Cómo van los propósitos de Año Nuevo?

lunes, 18 enero 2016

¿Cómo van los propósitos de Año Nuevo?

Todos los buenos propósitos que hacemos a comienzos de año suelen ir olvidándose con el paso de los días. ¿Es ese tu caso? ¿Los cumples a rajatabla o ya te has rendido? Para este último caso, tenemos un par de consejos.

Para empezar, los buenos propósitos no deben hacerse únicamente en Año Nuevo. ¿Estás insatisfecho y quieres cambiar algo en tu vida? Hazlo. ¿Por qué esperar a una fecha determinada del año? No lo dudes, cuanto antes empieces, mejor.

¿Y cuál es la mejor manera de comenzar? Se debe de tener claro que los propósitos espontáneos que están sujetos a un estado de ánimo determinado, suelen fracasar por diversos motivos.

Los propósitos espontáneos normalmente o son muy difíciles, o intentamos abarcar demasiado. En estos casos, falta un plan concreto y se nos suelen ocurrir muchos buenos motivos por los que abandonar. En este caso, debemos tomar riendas en el asunto:

  1. No hay nada como un buen plan, bien organizado. Desarróllalo por escrito, apuntando qué es lo que quieres conseguir, cuándo y cómo. Cuanto más concreto, mejor.
  2. Conviene dar a conocer estos propósitos en nuestro entorno, así nuestros conocidos ejercerán presión sobre nosotros, lo que aumentará las posibilidades de éxito.
  3. Se deben fragmentar los objetivos demasiado grandes. Para ello, pensemos en la táctica del salami. Un salami entero es demasiado grande para comerlo de una sentada, pero si lo vamos cortando a rodajas, acabaremos comiéndolo entero. distribuye tu objetivo final en pequeñas etapas y trabaja en ellas consecuentemente.
  4. Tendrás momentos de retractación y debes estar preparado para ello. Plantéate escenarios: qué harías si pasara algo en concreto, si hubiera algún contratiempo, etc. Importante: mantente relajado al respecto y no te rindas. Si caes, vuelve a levantarte y sigue adelante con tu propósito.
  5. Ganarás confianza: no importa de qué objetivo se trate. Hay estudios que demuestran que las personas ganan confianza en sí misman cuando cumplen sus objetivos.
  6. Visualiza tu objetivo diariamente, especialmente nada más levantarte por las mañanas. Imagínate de la manera más detallada posible hasta dónde has llegado hasta el momento con tu objetivo, qué obtendrás cuando lo consigas, como te sentirás, etc.
  7. Con "aliados" se hará más fácil alcanzar tu objetivo. Busca personas que tengan el mismo u objetivos similares para aumentar la motivación y las posibilidades de éxito.
  8. No te olvides de premiar tus objetivos y logros ganados durante el recorrido, así el camino se hará más corto.

¿A qué estás esperando? Hoy mejor que mañana: ¡ponte a buscar tu nuevo objetivo!