¿Cómo combatir la resaca?

martes, 09 febrero 2016

¿Cómo combatir la resaca?

Para no tener demasiada resaca después de una noche de fiesta, hay algunos puntos que se deben de tener en cuenta.

Los motivos por los que se tiene resaca no están del todo claros; hay muchas teorías al respecto. Algunos dicen que el efecto deshidratante del alcohol espesa la sangre, lo que irrita la meninge y causa dolor de cabeza. Otra teoría dice que la culpa es del acetaldehído. Este veneno celular se origina por el alcohol y es el causante de las náuseas. Por otro lado, algunos dicen que la carencia de minerales tras una noche de juerga son los causantes del dolor de cabeza y muscular.

Como todos sabemos, existen algunos remedios caseros para hacer que la resaca no sea tan terrible y que se pase antes. Aquí nuestra lista de "Dos and Dont's":

Cuidado con los medicamentos

Si sueles tomar una aspirina antes de ir a dormir, puede dañarte el estómago y causarte más náuseas al día siguiente.

Evita tomar paracetamol, ya que este medicamento es disuelto por el hígado, que ya está trabajando con el alcohol ingerido. Puede incluso ocasionar graves lesiones de hígado a largo plazo.

Aceite de menta piperita & frío contra el dolor de cabeza

El aceite de menta piperita es tan efectiva para el dolor de cabeza como las pastillas, a diferencia de que no es perjudicial para nuestro cuerpo. Aplica un par de gotas de aceite sobre la frente y las sienes con un suave masaje y en aproximadamente 15 minutos sentirás el efecto.

También se puede contrarrestar el dolor con una bolsa con hielo o con un paño mojado en agua fría. Con el frío se contraen los vasos sanguíneos, disminuyendo así el dolor.

Beber mucho

El alcohol deshidrata, por lo que es conveniente beber un vaso de agua de vez en cuando mientras se está tomando alcohol, así como beber suficientes líquidos al día siguiente. Sacia tu sed con agua o zumos de frutas rebajados con agua. El agua mineral sin gas es lo mejor, así repondrás la carencia de minerales que tiene tu cuerpo tras haber bebido alcohol. Al día siguiente se deben evitar las bebidas con gas, ya que estas irritan más el estómago al estar tan sensible.

Comer antes y después ayuda mucho

Una buena base alimenticia marca la diferencia. Come platos ricos en grasas antes de beber alcohol, así se retrasará la asimilación del alcohol.

Durante la fiesta es recomendable comer snacks salados, ya que frena la eliminación de los minerales del cuerpo.

Al día siguiente come mucha fruta y verdura. El azúcar contenido en la fruta favorece la eliminación del alcohol. Se deben evitar las comidas fuertes, dado que nuestro hígado está luchando todavía por procesar el alcohol ingerido y una gran ingesta de grasas empeorará el proceso.

Bajo ninguna circunstancia se deben comer dulces, ni antes, ni durante ni después de ingerir alcohol. El azúcar potencia el efecto del alcohol y genera más dolor de cabeza.

¿Echarle más leña al fuego?

Muchos aseguran que lo mejor para una resaca es volver a beber alcohol. La famosa "cerveza reparadora" es totalmente contraproductiva. Te sentirás mejor durante poco tiempo, mientras el alcohol recién ingerido dilata los vasos sanguíneos y se reduce el dolor de cabeza. Pero en cuanto se desvanezca el efecto, volveremos al principio pero retrasando el proceso de regeneración de nuestro cuerpo, obligándole a eliminar más alcohol.

Lo mejor es dar un paseo. El movimiento y el aire fresco estimulan la circulación sanguínea, se dilatan los vasos sanguíneos y se acelera la regeneración del cuerpo.

Mejor no mezclar

Si bebemos diferentes tipos de alcohol, tendremos dolor de cabeza seguro. La cerveza contiene otro alcohol de fusel que el vino por ejemplo. Cuantos más alcoholes de fusel diferentes, más dañino para nuestro cuerpo. Es más recomendable beber la misma bebida todo el tiempo, a mezclar diferentes tipos.

Un último consejo para terminar: la nicotina distorsiona la sensación de embriaguez porque disminuye el nivel de alcohol en la sangre. Por este motivo, es peligroso ya que seguramente bebamos más de lo que deberíamos. Si intentas fumar menos la próxima vez, probablemente bebas menos también y como consecuencia, te sentirás mejor al día siguiente.